Historias sin punto final
redaccion@revista27.com.ar
Home2018

diciembre 2018

Por Andrés Stella Ilustración Juan Battilana Prefiero adivinar tus labios en la oscuridad, imaginarlos en su espera de humedad a tientas. Mi piel duplica el umbral de su sensibilidad y sólo consigo besarte en la región de lo impenetrable.   Intensidad desmedida jamás abarcada por una boca humana.

Por Federico González Ilustración Mora Montemurro   Carta a Diego Moure, Moscú, 27 de agosto de 1993. (Catálogo: FS0927C.)   “Piojita,   Katia insiste. La detesto: pregunta por vos cada vez que viene. Yo le muestro siempre tus fotos en Mar del Plata. Sé que le gustan. Se las refriego en la

Por Macarena Diosque Ph. Gustavo Salamié   Si supieras que a mis mejores pajas, esas en las que se me dobla toda la columna mientras acabo, me las hago pensando en vos que mientras escribo ahora de sólo pensarlo me mojo y me desespero imaginando qué piola estaría poder escribirte y vernos sin tanto enrosque de por medio que alcance con lo que se sostiene la mayoría: con orgasmos mirándonos a los

Por Juan Manuel Corbera Ph. Micaela Yurkina Cuerpos, llagados, en fricción, en peligro. Ardor, sinuoso, reptando, trepidante, dentro, encerrándolo. Jadeos, estremecimientos; silencios, inquietos, partiéndose, estallando: incontenibles. Palpitaciones, convulsas, palpables, exteriores. Mareo. Expansión. Poder. Existiendo, creciendo, grave. Escapando, de la carne, pesado, gigante, cósmico. Sudando, atemporal, creyendo ver,

Ph. China Díaz Historia ganadora del público por Francisco Álvarez Koki   Desde aquí pienso… en los puntos suspensivos y las comas que sólo conocemos yo y tu cuerpo. Ahora me invade no sólo la tristeza sino la geografía del silencio. YOUR BODY’S PUNCTUATION From this point I wonder. . . About the ellipsis and

Por  Juan Cox     El erotismo vuelve a la casa una vez que nos quedamos solos whisky, cuaderno y birome en mano.   Música electrónica incidental de melodías arabescas. El maridaje libre entre los Richmond arrugados, un culito de café con leche y mis pies en medias desperezándose sobre