Historias sin punto final
redaccion@revista27.com.ar
Conurbano

Por Josefina Licitra A fines del año 2008, Glenda Vieites –editora de este trabajo– me propuso hacer un libro que contara el conurbano bonaerense. La idea consistía en rastrear y perfilar

Por Lucila Rolón Ilustración Omar Isse Robé un auto con estereo para viajar a la medida matemática del tiempo manejé por la ruta violeta y desamparada sin camiones sin banderines rojos santuarios ni chicas ni carteles de escuelas rurales

Por Cami Camila Ilustración Male de Luca Un cuento que atraviesa el primer cordón, transcurre en el segundo y cuenta la historia de un tercero.   Me fui en busca de una historia. Caminé hasta

Por Juan Duacastella Ilustración Florencia Garbini “Gato largo terso lento veloz suave. ¿Qué música, la coreografía de quién danzaste cuando bajaron tu último telón? ¿Puede una gracia tan meditada quedar aquí, tan sola, en este escenario

Por Juan Manuel Lombardero Ph Gustavo Salamié Tocamos timbre y Pepe no estaba. Esta vez no había cartulinas colgadas ni anuncios en fibrón: que su bodegón estuviera cerrado un viernes al mediodía era

Por Horacio Villar Ph. Nicolás Balzarini Si Albert Einstein hubiese nacido en el conurbano, digamos en San Miguel, quizás Hiroshima no se habría convertido en hongo nuclear. Pero permitamos escandalosos anacronismos para volverlo

Por Ignacio Belsito Hace poco tiempo empecé a escribir en papeles ignaros. En las soledades, claro. Me di cuenta que es una forma de contar cosas que le pasan al alma.

Por Flavia Cifrodelli Si va a pasar algo conmigo quiero que sea en libertad”. El Indio nos canta lo que muchos sienten allí: salir, como meta y fijación. Las Unidades Penitenciarias

Por Luciano Doti  Ilustración Florencia Garbini Me encontraba en un bar de La Matanza, en la zona del segundo cordón. Pero no se trataba de uno de esos típicos bares «aporteñados» que abundan

Por Nicolás Garibaldi Ilustración Já Ant a madre estacionó el Renault 12 en la puerta, le dijo que se cuidara, que no tomara mucho y que tuviera cuidado porque a la noche están todos

Por Sebastián Pandolfelli A esos gile le vamo a caer y le vamo a cascotear todo el rancho, no te hagás historia, que si conseguimo un fierro se arma alto bondi

Por Federico Romairone Ilustración Andrés Allocco Comienza a caer la noche sobre el conurbano sur de la provincia de Buenos Aires y así arranca esta historia basada en hechos reales… —¡Quietos todos! ¡Ni

Por Ignacio Porto Ilustración Andrés Fuschetto Los cables de luz cruzan la calle caprichosamente, cortando la visión del cielo en ángulos irregulares. La calle es de tierra; está caliente, tan caliente que se

Por Alejandro Fabbri Ilustración Pablo D´Alio Los años de la infancia y la adolescencia suelen quedar fijos en la memoria, por lo menos en algunas situaciones y aventuras que hemos vivido y aunque

Por Pablo Colmegna Tengo un recuerdo que encaja perfecto con esta historia. Cuando era chico, cuando tenía supongamos 9 o 10 años, porque la verdad es que no me acuerdo bien,

Por Martín Zarriello Ilustración Diana Ballesteros Pronko Era el hijo del almacenero. Tenía unas ojeras muy grandes y era alto y gordo. Me llevaba dos o tres años. Era bueno en comparación con los

Por Martín Sía Ilustración Callate Siempre miré a mis padres con agradecimiento por haber elegido Moreno para vivir. No sé por qué, pero creo que ser un pibe del conurbano en los

Por Julián Marini Ilustración Rodrigo Cardama Sábado a la mañana, suenan bordeadoras Cualquier día de verano, suenan chicharras. bichos, como la cigarra. Pero bien de acá Los besos son más largos, porque tarda más el bondi. O

Por Gastón Varela Ilustración p. a. a. © La gente de Cultura no sé si tendrá interés, Ruso. Y hasta quizás tengan razón… Por eso te llamé, claro. No voy a gastar tanto celular

Por Diego Flores Ilustración Claudio Magri Las cumbias que marcan a cadencia de los pasos y se mezclan con el humo de malezas y yuyales, mientras los vecinos, que siempre son Pereyras o González, carajean por el tufo que

Por Germán Amato Ilustración Julián Bernatene Mi película favorita de todos los tiempos es el Gato con Botas. Ojo, una versión que se filmó en un descampado de los ochenta en los Altos de

Ver online
Descargar PDF