Historias sin punto final
redaccion@revista27.com.ar

#22 · Música sagrada

Por Héctor Yudchak

 

Año 1974. Muere Juan Domingo Perón y la Argentina vive una etapa convulsionada que tendrá un oscuro final.

Mi cumpleaños número trece me permite juntar unos pocos pesos que decido destinar a la compra de un par de discos. Eran épocas de plena exploración del rock más allá de la frontera de Los Beatles y un amigo que ya transitaba hace algún tiempo ese camino me señala dos LPs: el contundente Led Zeppelin III y una extravagancia: Tales From Topographic Ocean, de Yes.

El álbum de Plant, Page & Cía. me impactó de inmediato (escúchese el primer tema, Inmigrant Song y se comprenderá rápidamente el concepto) y no dejé de “pasarlo” una y otra vez, los días subsiguientes y por un buen tiempo.

Quedaba el enigmático disco de Yes. El arte de tapa era impresionante, obra maestra de Roger Dean, un sugestivo paisaje arqueológico. Disco doble, además. Sólo cuatro extensas canciones, basadas en una autobiografía del yogui Paramhansa Yoganadam. Cada una de estas “suites” nos habla de un concepto central: la creación del universo, la importancia de la memoria histórica, el recuerdo de las civilizaciones del pasado y el continuo renacer del Hombre.

Casi nada.

Intenté entenderlo y disfrutarlo, pero no pude. Sólo escuchaba los primeros instantes del tema The Ancient, Giants under the Sun, porque me sonaba familiar ya que Canal 13 lo utilizaba en las promos de la serie Kung Fu…

El resto del material era impenetrable.

Seis meses después, decidí que si había gastado la mayor parte de mis escasos ahorros en ese disco, ameritaba hacer un nuevo intento. Probablemente, el haber seguido entrenando mi oído con nuevas músicas facilitaría mi tarea.

Y se hizo la luz. “Cuentos (o Relatos) de los Océanos Topográficos” me cautivó. Los cuatro temas que integran el disco me subyugaron. Comencé a entender y a disfrutar de esa complejidad rítmica, de las cambiantes atmósferas musicales, de ese entramado de sensaciones que parecen llevarte de viaje por el tiempo y el espacio. Un inusitado despliegue de imaginación artística.

Cada nueva escucha me reveló nuevos misterios y lo sigue haciendo, una pila de años después.

Soy un apasionado melómano, la música forma parte de cada instante de mi vida y son muchos los discos que amo profundamente y sigo disfrutando a pesar del paso del tiempo. Obras como “Abbey Road” de Los Beatles, “Selling England by the Pound” de Génesis, “Wish you were here” de Pink Floyd, “Trilogy” de Emerson, Lake & Palmer, “Instituciones” de Sui Géneris y otros…, pero la experiencia de “Tales From…” es distinta.

Se trata de una ceremonia que debe llevarse a cabo sólo en las condiciones adecuadas.

Preparo el ambiente apropiado. Libre de distracciones. Respiro profundamente. Cierro los ojos.

Suenan las notas iniciales de su primer Movimiento y estoy en las delicadas manos de Jon Anderson, Steve Howe, Chris Squire, Rick Wakeman y Alan White.

Música sagrada.

No me despierten, por favor.

Post Tags
Share Post
No comments

LEAVE A COMMENT