Historias sin punto final
redaccion@revista27.com.ar
 

#18 · Celibato

Por Tomás Mark
Ph. Yolanda García

 

La manija conduce al portal,
tu cuerpo habita fuego,
la lumbre me cautiva;
a esta presa encapsulas en derredor.

Me monto a ese haz que te convoca,
soy visto mientras te veo,
nos besamos hasta que se nos duerme la boca.

Descentralizamos las posiciones,
viajamos al interior de las venas,
bebemos el néctar de nuestra indeterminada insuficiencia.

Mientras una nube de sexo ofusca nuestra mirada,
el poema se construye en el cuerpo;
se enardecen mis sentidos,
se anuda mi alma a la carne,
se desnuda mi carne en sol.

Y después de este trance bajo fatiga,
te acabé en las tetas y nació una flor;
todo final huele a insatisfacción.

Ahora la lluvia cae bajo ninguna superficie,
mi cuerpo palidece la ingratitud;
la distancia nunca se disolvió.

¿Qué eres acaso?
No comprendo esta naturaleza,
por un lado, tan primitiva
y, por el otro, tan trascendente.

En ese limbo andas,
tan terrenal y tan desvelador;
la sed hipotalámica en oposición
a la parsimonia y sosiego
de un antiguo murmurador.

 

Nos fuimos volviendo ajenos,
hasta que creí perderte la visión,
pero un fugitivo siempre regresa a su matria;
solo un cobarde cree poder vivir sin vos.

No comments

LEAVE A COMMENT