Historias sin punto final
redaccion@revista27.com.ar

#24 · El gol más rápido de la historia de los mundiales

Por Gran Marce
Ilustración Pato

Pienso en Timoteo Griguol,
en la boca del túnel, repartiendo palmadas en el pecho,
a los jugadores que pasan,
“como populista con planes sociales, en año electoral”,
diría Nahuelito.
Pienso en el inglés Babington,
del River del 95,
jugueteando con el cigarrillo en la lengua,
ahora no se puede fumar en el banco de suplentes,
tampoco en los aviones.
(respiro hondo)
Me quedo en Inglaterra, el Ozzy Ardiles,
cambia gol por yes,
punkrock por sinfónico.
Pienso en Jota Jota López,
con los ojos vidriosos,
mandando a un equipo al descenso,
no importa cuándo leas esto.
Pienso en las camisas transpiradas de Ricardo Rodríguez.
Me quedo con las camisas, y se me viene la del Panadero Díaz,
con las axilas llenas de talco,
como las manos de un campeón de pool.
(inhalo por la nariz, exhalo por la boca)
Pienso en el jogging del loco Bielsa,
en la tintura de mostaza Merlo,
¿qué número usás, Mostaza?, en la peluquería del barrio no lo pueden descifrar.
En las juveniles de Huguito Tocalli,
estuviste bien Hugo, supiste mantener lo que Pekerman edificó.
Pienso en Pacho Maturana,
y su pinta de trompetista de latin jazz,
suelto en el bosque platense, con chucho Valdez,
(no aguanto)
Voy con futbolistas suicidados:
Schulmeister, Saric.
Asesinados:
Escobar, Usuriaga.
Que zafaron de un tiro:
Cabañas, el negro Cáceres.
(no aguanto)
Colorados:
Lusenhoff, Sava, Alexis Lalas.
(no aguanté)
Pero lo hacés tan bien,
que ya no sé si es culpa mía.
Ahí se fue,
en una explosión de final de Copa Libertadores,
el gol más rápido de la historia de los mundiales.
La próxima vez lo intentaré recordando viejas series de Polka.

 

Share Post
No comments

LEAVE A COMMENT