Historias sin punto final
redaccion@revista27.com.ar

#18 · El lugar de la herida

Por Carolina Riccio

 

 

Confieso que he pecado

en nombre de todas las que fui.

 

Busco la belleza.

Aun en la condena,

uno puede alejarse de la estupidez.

 

La oscuridad que también devora este cuarto

me obliga a preguntar por los míos:

¿Dónde están?

¿Ya echaron la tierra sobre mí?

¿Es justo pedirle al amor que sea la salvación?

 

Alguien tiene que sacrificarse en este rito.

Al fin y al cabo,

el último hombre siempre es el que viste de negro,

ese extraño que hace a la muerte tan solitaria.

Post Tags
Share Post
No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.