Historias sin punto final
redaccion@revista27.com.ar
 

#13 · Errar

Por Roxana Dauro
Ph. Eliana Blue

 

Los lugares más impactantes del planeta, los más exóticos, los más bellos, los que  absolutamente hay que conocer antes de morir, el top-ten de los destinos. Todas las  pestañas abiertas en mi computadora son un testimonio lapidario de que es domingo y estoy sola. Apenas escribo viaj… y el proceso de selección de Google se activa  tirándome tips, blogs, visitas virtuales, videos 360 grados, wikipedia y diccionario bilingüe.

 

Lugares. Territorios. Áreas. Zonas. Places. Lugar se dice “place” en inglés y con esa economía característica de la lengua anglosajona, también se usa como verbo: “place” es acomodar, alojar, asentar, colocar. Así como usamos “chatear”, “lugarear” sería una encantadora versión en español. Lugareo mi cabeza sobre tu pecho suena hermoso y más aún en domingo. Arranco a escribir un poema con esa idea, pero la falta de aceptación de mi creatividad de la revisión automática del Word me saca de mis fantasías. El corrector ortográfico marca un supuesto error. Errar también quiere decir  vagar, ir de un lugar a otro. Ni más ni menos lo que hago todos los domingos  hueveando por  internet.

De pronto me ataca un brote rebelde de fin de semana que agoniza. Me despabilo. Quiero desoír al Corrector Ortográfico y dejar que mi lenguaje salga de andanzas.        ¿Qué pasa con todas esas palabras que luego de clickear el mouse a la derecha quedan omitidas? Todo un mundo de palabras exiliadas por erradas, una especie de condena  que las obliga a peregrinar definitivamente del texto. Me despiertan simpatía, no las imagino melancólicas o deprimidas, es más, creo que el correctivo les dio alas. Imagino un territorio de errores viviendo libres de culpa y cargo, palabras liberadas de la competencia entre la ese y la ce o del silencio de la mudita ache, que bastante jodida es,  tan calladita ella.

 

Un territorio de errores para visitar.

Un territorio escondido, negado, un santuario, algo excluido de todo tour.

Un lugar que no exista ni en libros, ni en enciclopedias.

 

 

Dicen  los manuales

que los hombres, en toda su geografía

además de

hombros y brazos y pelos y barba y piernas y pieles y pene

tienen una laguna

 

escondida

 

al sudoeste  del corazón

adonde  van a parar sus lágrimas cuando sufren por amor.

Y, como los hombres no lloran,

les sudan las manos

para disimular tanta tristeza.

 

 

Me fui al carajo en expedición por  tus territorios.

Son las consecuencias de escribir un domingo.

 

 

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.